Spiga

Memoria Digital; ¿Futuro con Amnesia?

Hace algunos días, me entretuve largamente tratando de recuperar algunos textos tan, pero tan antiguos, que estaban grabados en formato "Write", un viejo procesador de textos que venía con el Windows 3.1 (llegué a conocer la versión 3.0, pero nunca llegué a ver las versiones 1.0 y 2.0) Es muy probable que estos archivos fueran concebidos inicialmente en el formato que usaba antes, o sea, "Wordstar", que era uno de los pocos procesadores de texto que funcionaba bajo MS-DOS (el otro era "Word Perfect", pero nunca me acomodó a pesar de ser mejor).


El "pequeño problema" es que el formato "Write" no era compatible con el "formato standard" de Office, ni con su equivalente GNU; el OpenOffice, de modo que tuve que trampear con el software para que los reconociera como archivos TXT (de texto llano), con el inconveniente que me duplicó algunos párrafos y me insertó una serie de caracteres ilegibles (cuadritos) allí donde deberían estar los supuestos caracteres de control, de tal manera que tuve que invertir una buena cantidad de tiempo para hacerlos legibles nuevamente y grabarlos en formato DOC, lo que no hubiera sido necesario si me hubiera dado ese trabajo anteriormente, cuando apareció Office 95 primero y luego cuando llegó Office 97. Otra vez cuando me cambié al Office 2000 y luego cuando me cambié al software GNU.


Debo reconocer que tuve bastante suerte porque logré recuperar los textos que me interesaban, y si no fuera porque soy algo maniaco con los respaldos, hace rato que habría necesitado recurrir a un espiritista computacional para recuperar uno que otro archivo almacenado en algún medio en desuso (aún guardo un montón de diskettes de 5 1/4" y de 3.5", cintas DAT de 120MB, Zip Drives de 100 y 250MB, discos duros IDE de 400 y 540MB e incluso discos duros MFM de 40MB) Si, lo sé; soy un cachurero empedernido. El formato CD nunca me ha dado mucha confianza, especialmente desde que unos extraños hongos (Geotrichum) tuvieron la osadía de comerse mis primeros respaldos en CD, sin mencionar que la placa de protección para evitar que los discos se rayen, siempre, pero siempre; se raya. Actualmente tengo copias de mis archivos en mis correos Gmail y Yahoo, en los dos discos duros de mi PC y en el Servidor de datos de la oficina, en mi notebook, en un Pen Drive e incluso en un DVD (por si las moscas). Sin mencionar el computador de la casa, y un viejo laptop Action Note 660 de Epson que tiene instalado Windows 3.11 y que todavía funciona.


A pesar de todo, aún tengo la sensación de que no es suficiente. La forma de guardar recuerdos, ideas, pensamientos e imágenes, ha evolucionado de una forma pasmosa durante los últimos 50 años; de los discos de vinilo a la cinta magnética de carrete y los cassettes, de Betamax a VHS y DAT, de las cintas a los discos magnéticos (blandos y rígidos), casi inmediatamente al disco compacto en sus variados formatos (CD, CD/RW, DVD, Blue Ray y HD DVD) además de las memorias de estado sólido (tarjetas de memoria y Pen Drives para todos los gustos incluyendo teléfonos celulares y agendas electrónicas) aumentando en capacidad y velocidad casi todos los meses. Cada medio de almacenamiento asociado con los dispositivos de lectura/escritura apropiados y programados de acuerdo a la tecnología vigente (absolutamente dependiente del software y los sistemas operativos de moda en el último tiempo) por lo que todos y cada uno de ellos están destinados a pasar a la historia en el corto plazo, y a encerrar en un pedazo de plástico y silicio las moléculas cargadas magnéticamente, que guardaran la historia de un montón de vidas durante un par de años al menos, antes de desvanecerse para siempre.


Las pinturas de la cueva de altamira tienen algo así como 12.000 años, los geoglifos y petroglifos del norte de Chile entre 8000 y 6000 años, las pirámides de Egipto más de 4.000 años.


¿Recuerdas dónde guardaste las fotos que sacaste para el último asado?


¿Has revisado últimamente ese CD que tienes tan bien guardado y que atesora las fotos de tu matrimonio, bautizo, graduación, celebración, etc. que más te importan?


Comienzo a pensar que si tienes algo importante que decirle a las generaciones futuras, no hay como un buen geoglifo, una losa o piedra bien tallada al cincel y si alcanza el tiempo y los recursos, una buena pirámide.


Actualización: Modifiqué un poco el formato para hacerlo mas legible siguiendo el consejo de una buena amiga.


2 comments:

SirML

1 de agosto de 2007, 11:23 p. m.

Dios inventó los saltos de línea por algo amigo, los parrafos, etc, en verda no dan ganas de leer la masa de letras desordenadas que publicas.

Critica constructiva ^^
Saludos

Ronald Moreno C.

3 de agosto de 2007, 11:39 p. m.

Gracias, hacía rato que no me daba el tiempo para actualizar el blog. ¿Sabes? Despertaste ese algo que todos llevamos dentro y te acabo de dedicar un post.

Saludos